Algunos pasos (más o menos) fáciles que puedes dar hoy hacia la felicidad

0
108
¿Eres feliz?

Es una pregunta que podríamos hacernos en un momento dado cuando algo genial (o terrible) nos sucede. Sin embargo, pensémoslo en un sentido general: ¿cuándo fue la última vez que evaluaste tu felicidad y tu satisfacción con la vida en general?

Hay tantos factores que considerar cuando respondes esa pregunta que puede parecer abrumador o, peor aún, convertirse en otro estresor que empeora tu estado de ánimo. Pero es un tema que está lleno de introspección. Sin embargo, hoy nos enfocaremos en las cuatro cosas que puedes hacer ahora mismo (más o menos) para mejorar tu felicidad. Porque te lo mereces.

Vence tus pensamientos negativos

Los humanos han evolucionado para enfocarse en lo negativo. Si aprendemos bien de una mala situación, tendemos a evitar ese tipo de casos en el futuro o a reaccionar más rápidamente, escribe nuestra reportera Tara Parker-Pope.

Pero, como todos lo sabemos, eso no siempre es útil en un mundo moderno. Cuando algo malo pasa, tendemos a analizar de más las cosas y es problemático deshacerse de esa mentalidad.

El truco para evitar esas espirales y hoyos sin salida de tristeza es reconocer y desafiar nuestros pensamientos negativos. En vez de intentar enterrarlos, debemos apropiarnos de ellos y hacernos preguntas como: “¿hay evidencia detrás de este pensamiento?” o “¿estoy basando esto en hechos o en sentimientos?”. Un poco de introspección puede ayudarnos a superar los pensamientos que no se van de nuestra mente de otra manera.

Perdónate

Esto es muy sencillo: no seas duro contigo. Si eres compasivo y apoyas a otras personas, ¿por qué no te das el mismo lujo?

Esto puede ser un concepto difícil para los que tendemos a castigarnos por nuestros fracasos percibidos. Escríbete una carta de compasión al igual que lo harías con un vecino o un amigo que ha experimentado un problema. El concepto es el mismo, pero el destinatario eres tú.

El dinero ayuda, hasta cierto punto

Un estudio citado a menudo desde hace algunos años señaló con audacia la cantidad de dinero con la que culmina la felicidad: 75.000 dólares al año. Otro estudio reciente (menos riguroso) estableció que esa cantidad es de cien millones de dólares. Otro dijo que quienes ganan la lotería no son más felices que el resto de nosotros.

Mmm… ¿entonces?

La verdad es que estamos plagados por las ganas constantes de lo que viene a continuación. Nuestra reportera lo llama la “caminadora hedónica” y, básicamente, estamos atrapados en ella.

Una manera más útil de considerar esta idea es encontrar un propósito y un significado en el trabajo. En vez de enfocarte en este como una manera de ganar dinero, intenta encontrar una satisfacción genuina en lo que realizas. Los estudios han demostrado que esto es posible en todos los tipos de empleos.

‘Compra’ más tiempo

Si te dan a elegir entre comprar cosas materiales y comprar servicios que te ahorren tiempo, quizá deberías escoger lo último.

En dos encuestas, los investigadores encontraron que las personas que gastaron dinero en servicios como ordenar comida para llevar en la cena o tomar un taxi fueron más felices que quienes no lo hicieron.

¿Qué significa eso para ti? Si puedes pagarlo, cómprate algo de tiempo extra. (Sí, tienes permiso para ordenar pizza para la cena de esta noche).