Entrenador prohíbe a capellán rezar con jugadores

Entrenador prohíbe a capellán rezar con jugadores

902
0
Compartir

El entrenador del Sporting de Gijón, Joan Francesc Ferrer, conocido como “Rubi”, decidió recientemente prohibir la entrada al vestuario al capellán del equipo P. Fernando Fueyo, quien desde hacía más de dos décadas rezaba el Padrenuestro con los jugadores antes de saltar al campo de juego.

Esto sucedió el pasado domingo 5 de febrero, la primera vez en 20 años en la que el P. Fueyo no pudo rezar con el equipo que ese día se enfrentó al Alavés.

Actualmente el equipo se encuentra en una situación límite para mantenerse en la primera división de la liga española. Está penúltimo en la clasificación y le faltan 5 puntos para la permanencia.

La tradición interrumpida era sencilla. El P. Fueyo entraba momentos antes del inicio del partido al vestuario, los jugadores que lo deseaban se cogían de los brazos, rezaban un Padrenuestro y concluían gritando “¡Ya!”. El sacerdote no les decía nada más.

El entrenador del Sporting de Gijón ha comparecido en rueda de prensa hoy 10 de febrero y ha declarado que la decisión de no permitir la entrada del P. Fueyo al vestuario para rezar no es solo suya “sino general” ya que “la idea es aislar a los jugadores antes del partido”. Rubi precisó que hablará con el sacerdote para explicar la decisión.

Días atrás y en declaraciones al diario asturiano El Comercio, el presbítero dijo que “son días tensos, pero menos de lo que la gente cree. No le he dado demasiada importancia. Los curas estamos obligados a obedecer. Me extraña y lo acepto. Antes era la misa, con el equipo, y ahora era el padrenuestro”.

El capellán aseguró al mismo diario que con los jugadores no creyentes “siempre hubo respeto y cariño, incluso con los que no eran cristianos. Espero que no sirva para desunir al vestuario”.

Anualmente todo el equipo, sin importar quien sea el entrenador, visita el Santuario de la Virgen de Covadonga y ofrece a la Virgen un balón y una camiseta.

Rubi, el actual entrenador también ha vetado la entrada a auxiliares, médicos y diverso personal del club a los vestuarios antes de los partidos y ha cambiado de posición del banquillo del Sporting. Mientras que tradicionalmente se situaba a la izquierda del túnel de vestuarios y a partir de ahora estará a la derecha para “estar más cerca de los jugadores cuando calientan y no dar pistas de los cambios al rival”, según recoge el diario El Mundo.