Curita violador reparte comunión en Medellín

0
467
Cuando Nora* estaba en la habitual misa del pasado domingo, en el municipio de San Andrés de Cuerquia (Norte de Antioquia), se llevó una sorpresa que no esperaba.

La indignación se apoderó de ella cuando vio que el sacerdote que estaba dando la comunión era el mismo que hace 10 años abusó sexualmente de su pequeño sobrino de 5 años, en un centro del ICBF, en el municipio de Yarumal, ubicado en la misma región del departamento.

“Nos sentimos muy mal porque en la Diócesis de Santa Rosa de Osos me dijeron que tranquila, que él no volvía a ejercer como sacerdote, mi niño era inocente cuando él le hizo todo eso. Sentí rabia. Siempre he esperado que lo destituyan, porque es una persona que les causa daño a los niños, no hay derecho, no merece ejercer la profesión de sacerdote”, expresó la madre de la víctima.

Según datos de la Fiscalía General de la Nación, los hechos ocurrieron entre el 5 y el 22 de marzo del 2007, en una guardería de Yarumal, que estaba a cargo de una familiar del sacerdote. Tras ser capturado en el 2010, Ruiz fue condenado a 70 meses de prisión, que ya cumplió.

Sentí rabia. Siempre he esperado que lo destituyan, porque es una persona que les causa daño a los niños

La madre del niño recordó que empezó a sospechar cuando su hijo no quería asistir a la guardería. “Al principio iba muy contento, pero pasados unos cuatro días ya no era igual. Empezaba a llorar, se revolcaba, no dejaba que lo entraran, empezó a llegar con sangre en los cuquitos”, relató la mujer.

Añadió que tras llevarlo a Medicina Legal su hijo contó lo sucedido. “Él no quería contar nada porque el sacerdote lo amenazaba con que se lo iba a tirar a los cerdos en la marranera”, anotó.

La Diócesis de Santa Rosa de Osos no dio su versión a EL TIEMPO sobre las medidas que se tomarán con el sacerdote. Según informaron, están a la espera de emitir un comunicado.

*Nombre cambiado a petición de la fuente