De la vereda más minada del país, a convertirse en territorio de...

De la vereda más minada del país, a convertirse en territorio de paz.

157
0
Compartir

Atrás quedaron los días en que para caminar había que hacer equilibrio sobre un palo para evitar pisar minas antipersonales.

Sí, el Orejón, era la vereda más minada de Colombia, por lo que el gobierno y las Farc la eligieron como el primer sitio en el país para transformar sus tierras y que dejara de ser una bomba de tiempo para sus habitantes.

Allí, la Cancillería ha desarrollado 17 proyectos con la ayuda de cooperación internacional. Este lunes, el presidente Juan Manuel Santos hará una visita para continuar con el plan de erradicación voluntaria de cultivos.

Para que dejara de ser uno de los territorios más minados, no fue nada fácil, se tuvo que unir el trabajo tanto del gobierno como de sus habitantes. Desde La Habana se propuso hacer un acompañamiento social al desminado humanitario, liderado por el equipo del Plan Fronteras Para la Prosperidad (PFP) de la Cancillería.   Después de varios talleres liderados por el PFP, la población reveló los proyectos más urgentes que necesitaban apoyo del Gobierno.

Fue así como la limpieza del territorio sembrado de explosivos llegó con 17 proyectos avaluados en 22.339 millones de pesos en los cuales la Cancillería colombiana articuló a 24 entidades para convertir los sueños de los habitantes de El Orejón en una realidad.

Ahora, El Orejón cuenta con una nueva escuela, más segura y mejor diseñada, donde los niños podrán atender sus clases en diferentes aulas.

A su vez,  a través del programa de Diplomacia Deportiva y Cultural de la Cancillería se vienen realizando intercambios infantiles y juveniles que permiten el viaje de niños de El Orejón a Alemania.

También, se desarrollan programas de producción de alimentos a través de cultivos de fríjol, maíz, maracuyá y forrajes, que generan recursos económicos para los cultivadores.

La tecnología ya hace presencia en esta vereda,  con la instalación de kioskos de internet “Vive Digital”, además de proyectos para potabilizar el agua, telemedicina y otros de participación ciudadana.

Pero con la paz no solo se ha beneficiado esta humilde vereda, también cuatro más, ubicadas en Briceño y en el casco urbano de este municipio, beneficiando así a casi 8.000 habitantes del municipio que hoy cuentan con un futuro promisorio y con la tranquilidad de no volver a dar ni un paso más en falso.

CMI