El deporte venezolano da un paso atrás

0
147
Venezuela ha sido amo y señor en la historia de los Juegos Bolivarianos.Ganó 13 ediciones consecutivas, desde la cuarta, que se llevó a cabo en Barranquilla, hasta la decimosexta, que se disputó en Sucre (Bolivia).

En 2013 se le acabó el reinado. En un duelo cerrado con Colombia perdió el título por cinco medallas doradas (166-161), en una definición dramática. El ganador se conoció en el último día de competencias. Pero en Santa Marta 2017 la diferencia es abismal. Son más de 100 medallas de oro las que le lleva de ventaja la delegación nacional, que el miércoles se coronó campeona anticipada de las justas.

El Comité Olímpico Colombiano fue claro al momento de enviar la información del título: “No tenemos aún certeza (de) si el crecimiento de Colombia fue tan alto o la caída de Venezuela tan abismal”. Y en realidad esa es una incógnita.

La venezolana Robeilys Peinado, medallista olímpica en el salto con pértiga, habló sobre el rendimiento del hermano país. “Es un poco triste porque tenemos mucho talento, pero no sé qué está pasando. Es duro ver que estemos tan lejos, pues mi meta era venir para ayudar a Venezuela en lo que pudiera y estoy segura de que todos los atletas estamos dando lo mejor”, aseguró.

Sin embargo, en la delegación de ese país  no existe ningún signo de preocupación por la notable reducción de medallas en comparación con lo hecho hace cuatro años. “Creo que hemos cumplido las expectativas. Teníamos pensado lograr entre 85 y 100 medallas de oro. Creemos que en estos últimos días cumpliremos los pronósticos”, afirmó Juan Carlos Amarante, viceministro de Deporte de Venezuela, quien también resaltó que los jóvenes que están compitiendo en estas justas hacen parte de una generación con un promedio de 24 años de edad. “Estos deportistas estarán presentes en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Además, muchos también están proyectados para estar en París 2024”.

Al parecer nada ha debilitado el deporte del hermano país. El pronóstico de la medallería, explicó Amarante, se hizo partiendo de que están inmersos en una renovación de las selecciones en diferentes deportes, razón por la cual sabían que podrían tener peores resultados que en otras ediciones. “Reconocemos que Colombia ha subido su nivel, sus atletas son cada vez más completos, por eso llevó la batuta en estos Juegos Bolivarianos, pero nosotros seguiremos esforzándonos mucho más para un mejor entrenamiento en cada una de nuestras disciplinas”, dijo.

El presente que vive Venezuela, según resalta el viceministro, no ha afectado a sus deportistas. “El presidente Nicolás Maduro sigue dando el mismo apoyo e incluso decidió darle una mejor asistencia integral a cada uno de los atletas, por eso creemos que vamos a ser una potencia deportiva en el futuro”, señaló Amarante.

A pesar de la posición del Gobierno, hay polémica, porque varios periodistas opinan lo contrario. Rafael Rojas, quien trabaja para ESPN Deportes y el año pasado tuvo que abandonar su país, aseguró que la labor que se hace con el deporte es improvisada y sin ningún tipo de plan para el futuro. “Nuestra atleta bandera, Yulimar Rojas, quien es de Puerto de la Cruz, tuvo dificultades para entrenarse allá. No tenía una cancha adecuada, ni las facilidades para practicar, por lo que tuvo que irse para España. Lo mismo sucede con muchos deportistas de alta competencia, que tienen que buscar por fuera del país dónde desarrollar su disciplina, y cuando representan a Venezuela en el exterior lo hacen con sus propios recursos”.

“Que el gobierno Maduro diga que todo está bien es falso. El resultado de las justas es un pequeño ejemplo del decrecimiento que se ha tenido a nivel deportivo, pero claramente hace parte de su política de negación de la realidad, como lo hacen en todos los aspectos de la vida venezolana”, añadió el periodista, quien destaca que con la escasez de alimentos es complicado tener garantías de desarrollo. A lo que se suma que cada vez hay menos vuelos internacionales, por lo que la oportunidad de un fogueo en el exterior es cada vez más complicada.

Lo cierto es que los resultados de Venezuela en estos Juegos Bolivarianos, evento que antes dominaba a placer, son alarmantes e impensados. El país vecino cuenta con materia prima, pero aun así el trabajo que tiene por delante es duro, pues la historia conlleva a una gran responsabilidad.

EL Espectador