Este es el documental sobre la tragedia de Armero

0
784

El valle sin sombras es la nueva película del director Rubén Mendoza. Para él primó la necesidad de poner esta producción al servicio de las voces de los sobrevivientes y de revelar todas esas historias que se quedaron sin contar. “Es parte de mirar a estos personajes con respeto, como contemplar el hermoso volcán Nevado del Ruiz. Son gigantes. Son los dueños de su dolor, aun así, se han impuesto no sólo a la avalancha, que sólo fue el inicio de la tragedia, sino a una humillación extendida y un abuso que dura 30 años. Una burla que a quien no lo mata, como a ellos, los hace más fuertes”.

Una de las revelaciones más dolorosas que expone El valle sin sombras, fue narrar la suerte de los niños desamparados que entraron en procesos de adopción por parejas europeas, y esa lucha tan titánica de sus padres por reencontrarlos u olvidarlos. Sobre este suceso el director dice: “Los niños desaparecidos de Armero son una causa que defienden muchos de los sobrevivientes de la tragedia desde esos días. Unos niños que además de quedar prácticamente sin pasado y sin vínculos, no tuvieron la posibilidad de esperar a que sus familiares salieran de las clínicas, o se confirmaran como muertos para tratar de curar su destino. Es un tema doloroso que sacó de la cordura a muchas familias, a muchos hombres y mujeres, a los que no se llevó el lodo, sino la ansiedad, el desequilibrio, el remolino de la locura”.

La misión de un cineasta es no ser un turista de un tema. Los armeritas están hartos de las lluvias de florecitas cada noviembre, hartos de ver cómo se trafica con su campo santo, como con los cientos de hombres y mujeres que estuvieron sembrados por días, y así quedaron, sólo queda un nombre. La recordada Omaira Sánchez no es culpable de nada. Omaira es una hermosura de niña que duele en el alma, pero como bien dice uno de los personajes de la película, fue el símbolo perfecto para consolidar el olvido: “Se hace un símbolo para olvidar”. Su dolor, su visión y su existencia eran luz. Pero la banalización de su imagen, el tráfico de su dolor y el facilismo de la prensa la han convertido casi en un verdugo del dolor para muchos de los sobrevivientes de Armero. El valle sin sombrases una película escrita y dirigida por Rubén Mendoza, producida por DíaFragma Fábrica de películas, Caracol Cine y Dago García.