¿Me toca cambiar el casco?

0
2878

Desde cuando comenzó el rumor acerca de la nueva regulación de cascos para motociclistas, mucho se ha especulado: que se van a encarecer, que es para favorecer a una empresa, que hay que cambiarlos de inmediato y que todo no es más que un gran negocio que moverá miles de millones de pesos.

Sobre toda esta controversia y lo que viene para los motociclistas, hablamos con Nicolás Jiménez, director de Ingeniería y Desarrollo de Producto de Inducascos, una de las empresas nacionales fabricante e importadora de cascos que surte al mercado nacional, exporta a varios países y está en el ojo del huracán porque, además, es la única que cuenta con un laboratorio certificado y acreditado en el país.

¿Qué tiene que decir acerca de estos cuestionamientos?
Eso en realidad es un desconocimiento de quienes lo juzgan. ¿Cómo una empresa seria de desarrollo va a lograr crear, ingeniar productos que sean cumplidores sin tener cómo probarlos, cómo ensayarlos?

¿Por qué acreditar un laboratorio?
Porque la industria de Colombia no es solo local. Si un industrial colombiano piensa solo en vender en Colombia, está pensando en miniatura. Inducascos exporta a México donde exigen hace cinco años la norma DOT y allá vendemos hace cinco años. ¿Cómo pretenden que exportemos sin tener un laboratorio debidamente acreditado?

Hay cascos que tienen más especificaciones más allá de la seguridad mínima, Hay cascos que tienen más especificaciones más allá de la seguridad mínima,

Pero eso los pone a ustedes en ventaja…
Es que eso no solamente pasa en los cascos. Si vemos los electrodomésticos, los grandes desarrolladores de este país tienen sus laboratorios porque ellos necesitan probar las cosas. Yo cuestiono eso. Inducascos siempre lo ha dicho y lo ha ofrecido: poner el laboratorio a nombre de una institución independiente, educativa o del mismo gobierno.

¿O que haya más laboratorios?
Es que mantener un nivel de estos no es fácil. Yo invitaría a los que se atreven a poner en duda un desarrollo técnico y serio para que pongan dos, tres, cinco laboratorios. La seriedad técnica debe estar avalada por pruebas de un laboratorio. Cómo pretender que BMW no tenga como probar lo que hace o que una fábrica de motos no tenga laboratorios.

Vamos a la resolución. ¿Por qué tanto revuelo?
Para empezar, aquí no se está inventando nada. Aquí el beneficiado con que se haga bien esta nueva resolución porque la norma ya existe y ha existido, es el motociclista. Y digo que no se está inventando nada porque la norma de Estados Unidos existe hace 27 años, la de Europa hace 17 años, lo que se hace es adoptarlas y aplicarlas con la norma NTC colombiana.

Eso es cierto, pero algo debe tener…
Lo que sí se está inventando es la forma de cómo controlar y regular. ¿A quiénes? No a los motociclistas. A quien hay que controlar y vigilar es a los importadores, a los fabricantes, a los comerciantes, ellos son a los que se tiene que alinear, y a aquella persona que se atreva a publicar en una etiqueta o en una marca que el casco es certificado y no lo es, que le caiga todo el peso de la ley.

Hay cascos que tienen más especificaciones más allá de la seguridad mínima,

¿Hay sanciones para esas conductas?
Es una sanción que está dentro del Código de Comercio pero no está en la regulación de la norma. Mucha gente pidió que quedaran explícitas y que los comerciantes y fabricantes se alinearan.

¿Qué otras fallas le encuentran a la resolución?
Que deja los controles en manos de los agentes de tránsito y ellos no tienen los elementos para probar la idoneidad de un casco porque es que eso a simple vista no se percibe.

¿Cómo deberían ser los controles para detectar cascos no certificados?
La Agencia Nacional de Seguridad Vial tiene recursos y otras entidades (las Superintendencias, la Dian). Ellos pueden ir a un almacén y hacer los controles, llevarse diferentes modelos de varios lotes de cascos y someterlos a prueba. Y decir: si no pasan las pruebas, venimos por todo y lo decomisamos. La seguridad no es negociable, y al no serlo, exige más a vendedores y comercializadores.

En conclusión, ¿de qué que se trata todo esto?
Se trata de técnica, que la gente no se preocupe. Lo que se viene no es un gran cambio para el motociclista, es más bien un gran cambio para la industria, se tiene que alinear. Es un gran reto para el gobierno para que regule bien y que todo lo que hay y que se venda sea certificado realmente.

Hay cascos que tienen más especificaciones más allá de la seguridad mínima,

Vamos a los cascos. ¿Por qué unos son más costosos si son igualmente seguros?
Hay que hacer la salvedad de que sí hay cascos que tienen más especificaciones más allá de la seguridad mínima, por eso los más avanzados se lanzan a calificar aspectos como el confort y tecnologías nuevas que no están descritas dentro de un estándar normativo como el anti empañamiento, fibras anti bacteriales y refrescantes en los acolchados; diferentes tamaños en la coraza dependiendo del tamaño de la cabeza, materiales más especificados y menos pesados, es decir, pueden tener materiales compuestos reforzados con fibras de Kevlar o carbono que son más costosos. Es decir, cumplen con la misma función pero adicionalmente pesan menos. Todo ese confort y ese desempeño aerodinámico adicionales cuestan.

¿Qué otros aspectos inciden en el costo?
Hablemos del marketing. Hoy un alto porcentaje de un producto o artículo está relacionado a la marca, a nombres reconocidos, a marcas que patrocinan competidores de alta categoría. Todas esas inversiones que hacen por su afán de masificar un nombre hay que amortizarlos en el producto. Entonces esos atributos son los que uno puede sumarles al valor de un casco y puede llegar a costar hasta tres millones de pesos. Otra parte del valor de ese artículo es el diseño, la figura, que estéticamente sea atractivo, que tenga unos gráficos y colores atractivos, todo eso se tiene que contemplar en el producto.

Si como dice usted la resolución es para regular a importadores, fabricantes y vendedores, ¿qué pasa con los motociclistas?
Ellos tienen la responsabilidad de conocer y aprender más del tema, leer al menos cómo identificar un producto bueno o no. Comprar un casco debe ser como cuando usted va a una farmacia a comprar un medicamento, todos los medicamentos están debidamente probados, no hay ninguno que le haga daño al cuerpo. La responsabilidad de que el producto sea bueno no es del motociclista, es del fabricante, del vendedor.

CIFRA
100 mil pesos costaría un casco certificado. No obstante, hay cascos que tienen más especificaciones más allá de la seguridad mínima, pero hay cascos económicos que cumplen con el estándar de seguridad mínima impuesto por la norma. En Colombia, entre productos nacionales e importados hay modelos certificados en EE.UU. bajo la norma de ese país que cuestan $100.000.

Motor