Norte de Santander es el rey de la coca

0
286
Los datos fueron revelados por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) en Colombia que presentó este viernes los resultados del censo anual de cultivos ilícitos.

En el país existen 10 municipios con una tendencia de concentración de cultivos ilícitos que está claramente identificada pues en ellos se localiza el 48% del área sembrada con coca. Esa es una de las principales conclusiones que arroja el más reciente informe de la  la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) en Colombia sobre el panorama de cultivos ilícitos en el país y que resalta que en dichos territorios la  afectación ha sido  continua y creciente en los últimos años, convirtiéndose en el caldo de cultivo para el crecimiento de economías ilegales que, indirectamente, han logrado permear las economías lícitas locales.

“El área con coca en los 10 municipios con mayor afectación paso de 45.748 hectáreas en 2015 a 70.579 hectáreas en 2016. Si bien la participación de estos municipios en el total nacional, es de 48% tanto en 2015 como en 2016; para este año, se registra un incremento del 55% en la cantidad de hectáreas sembradas”, destaca el documento.

Según el monitoreo realizado por Naciones Unidas, los 10 municipios más afectados son los mismos de  2015, con excepción de Sardinata (Norte de   Santander) que reemplazó  en  el  ranking  a Olaya Herrera (Nariño).

Tumaco,  continua siendo el  municipio  con mayor afectación en el país, con 23.148 ha que representan un 16% del total del país.

El análisis revela que cuatro de los municipios en la lista son fronterizos: Tumaco, Tibú, Valle del Guamuez y San Miguel. Se trata de municipios en los que desde 2009 “se registran acciones que limitaron la operatividad de estrategias de interdicción como la aspersión aérea y erradicación manual forzosa; por un lado, la restricción para asperjar a 10 km de la frontera con Ecuador en los departamentos de Nariño y Putumayo; restricciones de operatividad en la zona montañosa del Cauca y la suspensión de la aspersión aérea desde 2010 por condiciones de orden público en Norte de Santander”.

El Espectador