Pastor ridículo: “Dios se va a vengar”

Pastor ridículo: “Dios se va a vengar”

62
0
Compartir

Miguel Arrázola, conocido por apoyar el NO en el plebiscito, líder cristiano de la Iglesia Ríos de Vida, aseguró que de no ser cristiano mandaría a asesinar y posteriormente a arrojar a la Ciénaga de La Virgen a sus detractores, específicamente al periodista Lucio Torres quien lo acusó de lucrarse con las contribuciones.

“¿Por qué no dicen a los musulmanes que dejen de dar el diezmo, vaya y métase a ISIS.com y dígale todo lo que me dice a mí y me cuenta…Yo tengo unos manes tablúos aquí. Yo te puedo hacer la vuelta”. En esos términos el pastor se refirió al periodista Lucio Torres.

En otro aparte del video, en medio de cantos por parte de sus feligreses, el pastor evangélico se refiere con términos vulgares como “maricas”, en alusión a recientes manifestaciones de personas contra su iglesia.

“Entonces vienen los maricas y me hacen una campaña aquí al frente de la iglesia, porque son maricas –me da mucha pena– pero maricas son. El ‘roscograma’. Roscón en cachaco es marica”, indica el pastor.

Refiriéndose al presidente Santos, también en sus sermones ha aparecido diciendo: “el anticristo lo tenemos en Colombia”.

Por su parte, el periodista Lucio Torres se pronunció ante lo que él denominó “una amenaza”, asegurando que el pastor Arrázola, está estigmatizando su trabajo.

Toda esta controversia se debe al artículo publicado por el periodista en el que asegura que “el salario del pastor Arrázola es más alto que el de los congresistas colombianos, y que de la presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Cartagena. Mejor dicho, el salario del pastor de las lucas equivale al 15% de la nómina, sin mencionar los $17 millones de su esposa, la pastora María Paula García, u otro tanto que reciben sus suegros e hijos, y los suegros de su hijo Miguel Esteban, que próximamente se casará con la hija de Hernando de León, y demás arandelas”.

Lucio confirmó que denunciará penalmente en la Fiscalía al pastor Miguel Arrázola por las amenazas contra su vida durante la prédica en su consagración.

“Yo no le tengo miedo al pastor Arrázola, le temo es a que un fanático de su iglesia, por congraciarse con él, y porque crea que está cumpliendo un designio de Dios, me vaya a matar”, declaró Torres.