¿Quiere entender las teorías de Einstein?

0
751
Un siglo de la teoría de la relatividad

Hace 100 años Albert Einstein puso patas arriba las teorías tradicionales de la física. Después de publicar cuatro artículos sentó las bases de la teoría de la relatividad y desmontó los hechos que establecían la constancia de la materia y la existencia de un espacio y un tiempo absolutos.

¿Qué es la teoría de la relatividad?

El universo era como un reloj gigante, tiempo y espacio eran iguales en todas partes y absolutos. Con la teoría de la relatividad, el espacio y el tiempo dejan de ser absolutos y dependen de la velocidad a la que nos movamos.

La velocidad de la luz es insuperable

Einstein postuló que la velocidad de la luz es un límite cósmico que nada ni nadie puede superar. Construyó un modelo en el que la gravedad no sólo no sería instantánea, sino que viajaría exactamente a la velocidad de la luz, que es de 300.000 km por segundo.

La famosa ecuación de la energía y la masa

En 1905 Albert Einstein publicó la ecuación más emblemática y famosa de la ciencia: E = mc2, que establece que la masa se puede transformar en energía, como en las bombas atómicas.

Unos artículos que deslumbraron

Los días 4, 11 y 18 de noviembre de 1915 dio a conocer los artículos en los que había ido encajando las piezas de sus ideas. Una semana después, el 25, presentó el último en la Academia Prusiana de las Ciencias, en Berlín, con su teoría general de la relatividad.

¿Para qué sirvió?

Más allá de la difícil teoría, el planteamiento de Einstein sobre la gravedad ha sido útil para desarrollar satélites y sistemas GPS con precisión milimétrica.

La teoría en un ejemplo

Como el espacio tiempo puede ser deformado, el tiempo de un reloj pasaría más lento a ras de suelo que en la punta de un rascacielos.

La relatividad en una frase

“Cuando cortejas a una bella muchacha, una hora parece un segundo. Pero te sientas sobre carbón al rojo vivo y un segundo parecerá una hora. Eso es relatividad” (Albert Einstein).

El espacio y el tiempo son curvos

Einstein creó un tejido espacio-temporal cuya curvatura es lo que atrae los planetas hacia el sol. Se puede ver como un gran colchón blando. Si tenemos una pareja corpulenta, deformará el colchón de tal modo que nos pasaremos la noche entera haciendo fuerza para evitar caer hacia él o ella. Del mismo modo se altera el tejido del espacio y el tiempo. En el colchón cósmico, el sol deforma el espacio de modo que atrae a su alrededor los diferentes planetas.

El asunto con los agujeros negros

El sol hunde el tejido espacio-temporal. Si en su lugar se instala algo más grande, se hundirá todavía más, de tal manera que se forma un agujero, un agujero negro. Como en un desagüe, todo caería dentro de él, como en una cascada.