2.300 maestros con títulos falsos

2.300 maestros con títulos falsos

126
0
Compartir
Se investiga a la Corporación Ainara por entregar títulos falsos de licenciatura a 2.300 maestros. Según el organismo, algunas de estas personas eran conocedoras del origen fraudulento de los cartones.

La Corporación Ainara entregó títulos falsos en licenciatura a cerca de 2.300 profesores y normalistas de Bogotá, Cundinamarca, Meta y Atlántico, según informó la Fiscalía tras una investigación que inició el 10 de marzo.

Esta institución educativa que está bajo sospecha y que decía contar con el respaldo de la Universidad del Atlántico, estafó a los profesores por un monto que ascendería a 9 mil millones de pesos, según informó en rueda de prensa Herbert Romero, director del Cuerpo Técnico de la Fiscalía (CTI) Cundinamarca.

Los interesados en los programas pagaban 4 millones de pesos cada uno por asistir a una clase cada 15 días. Después, y tras un año de formación, obtenían un diploma rotulado y firmado. Gracias a la denuncia de un docente a quien le negaron un certificado de notas, la Fiscalía pudo determinar que estos títulos académicos eran falsos y que Ainara no tenía registro para ofrecer servicios educativos.

Luego de estas investigaciones, el CTI identificó y capturó a tres integrantes de la estructura, quienes fungían como representantes legales en la corporación.

Estos son Laura Martha Gallego, una docente adscrita a la Secretaría de Educación de Bogotá y señalada de administrar la sede principal en Madrid, Cundinamarca; Diógenes de Jesús Lara Flórez, quien presuntamente dirigía las sucursales de la corporación en Puerto Gaitán y Granada, en el Meta, y Steve Rafael García Muñoz, quien fue localizado en Barranquilla y sería el culpable de suministrar los diplomas fraudulentos.

En su poder se encontraron carpetas de estudiantes y documentos de los registro de los pagos que realizaron las personas que asistieron a las clases y recibieron títulos en literatura, español y múltiples licenciaturas, mucho de ellos sin saber que eran falsos. Y es que, según indicó la Fiscalía, habría pruebas que demostrarían que otros estudiantes que contactaron a la red delincuencial sí eran conscientes del origen fraudulento de los títulos. Por el momento el organismo adelanta investigaciones al respecto en Arauca, Cali, Medellín, Ibagué, Villavicencio Bogotá, Barranquilla.

Por todo ello, a los capturados se les imputó los delitos de estafa, falsedad y concierto para delinquir. Los señalados aceptaron los cargos y se comprometieron a colaborar con las investigaciones. Cabe señalar que no hubo medida de aseguramiento a cambio de una póliza judicial.

Esto son algunas de las pruebas que incautó el CTI:

La Fiscalía también constató que muchos de los docentes graduados de forma fraudulente por la Corporación Ainara lograron nombramientos en el magisterio y otros están empleados en  la actualidad en distintas instituciones educativas del sector privado.

Semana Educación habló con el rector de la Universidad del Atlántico, Carlos Prasca, quien aseguró que esta situación no es nueva. En 2013, cuando él era secretario de Educación en el departamento, denunció ante la Fiscalía que se estaba utilizando el nombre de la UniAtlántico para hacer estafas. “En un hotel de Barranquilla los estafadores hicieron una ceremonia de grado con 120 educadores que recibieron diplomas falsos”, señaló a este portal y añadió que los estafadores llegaron incluso a hacer recorridos por el campus de la universidad para darle un aire de credibilidad a la organización.

A principios de este año, el periódico El Heraldo denunció que una entidad bajo el nombre de Asofami entregó 220 diplomas falsos en Mompós, Bolívar, bajo la misma modalidad y alegando una supuesta asociación con la Universidad del Atlántico.

En opinión del rector, los profesores son conscientes de la irregularidad de estos títulos. “Ellos son los que más saben como funciona el sistema educativo”, le dijo a Semana Educación. También señaló que se han tomado medidas para que esto no siga sucediendo. Desde este año los diplomas llevan un sello de seguridad y un código de barras que se puede escanear con un dispositivo móvil para corroborar su autenticidad.

Semana