Un Cúcuta efectivo gana en el comienzo del torneo

0
109

Una previa expectante, clima idóneo para el fútbol, hora perfecta, boletería accesible, rival interesante, equipo que promete y da esperanzas de buen juego, sin duda un ambiente inmejorable para debutar en un 2018 donde la obligación es clara: Ganar y ascender, no se acepta algo diferente.

La asistencia del público no fue la esperada, menos de diez mil personas acompañaron al equipo, un estadio que se veía vacío a comparación de la imagen que dejó cuando el equipo jugaba las finales del año pasado; sin embargo, eso no afectó el gran juego que pudimos presenciar los que si acompañamos a nuestro rojinegro en una noche cálida en la capital Nortesantandereana.

El partido empezaba, mucha expectativa por un inicio que se esperaba trabado en la mitad de la cancha. Primer minuto, saque largo del arquero del Cúcuta, mal rechazo de la defensa quindiana y le queda al jugador Jefferson Solano, se la lleva de pecho ganándole al defensa, patea fuertemente y gol, le rompe la red al portero y a los 53 segundos el equipo “motilón” ya ganaba 1 a 0, debutante, cucuteño, jugador joven y un gran comienzo para el “doblemente glorioso”.

Tres minutos pasaron de aquel gol de camerino que abría el marcador, un Quindío desconcertado y aturdido intento seguir en el partido pero fue imposible. Desde un saque de banda en campo del conjunto visitante efectuado por el local vendría una gran combinación del onceno fronterizo, le queda el balón para el paraguayo Roque Caballero el cual la juega con Solano y este remata de zurda y de primera, batiendo por segunda ocasión el arco defendido por el arquero Betancur, 2 a 0 ganaba nuestro amado equipo con doblete del debutante oriundo de nuestra amada ciudad sin despeinarse y cuando apenas nos disponíamos todos los hinchas a entrar en la tónica de un partido de fútbol. El equipo estaba dominando claramente el juego y como esto apenas empezaba, los dirigidos por el técnico Pusineri no se conformaron con ese resultado y continuaron con toda buscando un tercer gol el cual llegaría pronto.

El reloj todavía no marcaba los 15 minutos del partido, el Cúcuta Deportivo no dejaba de presionar, recuperando un balón en la mitad de la cancha, una de las figuras del partido, El argentino Cristian Álvarez, manda un pelotazo excepcional para otro cucuteño, Mauricio Duarte, este jugador casi sin ángulo para el centro mando un pase aéreo que llegaría a la cabeza del delantero Luis Miranda el cual apenas tuvo que saltar para desviar la trayectoria de la pelota y dirigirla al arco del equipo “cuyabro” marcando así un 3 a 0 que sorprendía a todos en el “coloso de Lleras”, un estadio enardecido por el canto de los hinchas que celebraban tres goles en menos de quince minutos de partido, sin duda, una noche excelente se vivía en el templo del deporte rey del departamento de Norte de Santander.

A partir de ahí, el partido se volvió un trámite, lejos quedó la furia de un elenco que salió a ahogar a su rival y a apabullarlo, aplastarlo. El equipo de la frontera retrocedió un poco y le dio control a la esférica; además, el equipo visitante también adelantó sus líneas y a punta de fuerza y velocidad logró el descuento en el marcador a los 42 minutos del primer tiempo cuando el jugador Carabalí venció la red del arquero cucuteño, Juan Camilo Chaverra y colocando así cifras concretas en la primera parte.

El segundo tiempo fue una continuación del final del primero, el visitante atacando y los locales aguantando, controlando el partido de forma inteligente sin tanto desgaste, figura clave del cotejo sin duda fue el arquero Chaverra, quien tuvo una actuación para destacar impidiendo que los cafeteros se acercaran más en el marcador.

Final del partido, un equipo nuevo, renovado, con muchas ilusiones en este año que recién empieza, se lució, vistiendo una camiseta blanca alternativa muy hermosa que hacía ver a los cucuteños como si estuviera jugando la selección de Alemania, no solo por la vestimenta sino por el juego que mostraron en los primero minutos, anotando todo lo que generaban. Incluso, hay tanta esperanza en este conjunto que hasta la boletería lo demuestra, pues ese pedazo de cartón con el cual los hinchas entran al estadio es verde esperanza y eso es lo que dejó el Cúcuta Deportivo en una noche cálida llena de fútbol y muchos goles, un mensaje de fe y de positivismo, a toda la hinchada “motilona”, de que se puede ganar y se puede ascender en esta nueva temporada del deporte que todos amamos.