Violencia sexual ¿Qué hacer para prevenirla?

Violencia sexual ¿Qué hacer para prevenirla?

369
0
Compartir

Cuando se conoció la condena contra el secuestrador, violador y asesino de Yuliana Samboní dije que esperaba que cumpliera toda la condena en una cárcel y que no tuviera ninguna reducción de la pena. Insistí en que los colombianos debemos exigir la misma celeridad y rigurosidad de la justicia con todos los violadores y en todos los casos de violencia contra la niñez que tenemos a diario. Es que Yuliana no es la única víctima. Como ella, en el país cada hora se registran al menos dos. Según Medicina Legal, el 87 por ciento de los casos ocurren en el hogar y el 95 por ciento de los victimarios son personas cercanas a los niños.

Los papás y mamás son la primera línea de defensa de los niños frente a este delito y tienen que informarse.Y esto puede estar pasando en el cuarto contiguo al de ustedes, porque es una realidad que se vive en todos los estratos. Hace unos días conocí en el ICBF el caso de una mamá que se estaba bañando con su hija pequeña cuando de repente la niña empezó a tocarle las partes íntimas. La mamá, sorprendida, le dijo: “¿Qué estás haciendo?” Su hija le contestó: “Cosquillitas, como me hace mi tío”.

Para esa madre ya era tarde. Por eso insisto: preparémonos para enfrentar un problema que cada día es más visible. La semana pasada me encontré con una amiga y con su hija de 2 años. Le pregunté: ¿Le hablas a tu hija de la violencia sexual? Me contestó: No, cómo se te ocurre; si tiene solo 2 años. Le dije: no hay edad para empezar a hacerlo; obviamente, de acuerdo con la edad.

A todos los niños, sin importar su edad, se les debe hablar sobre este tema con el único objetivo de prevenir. Papás y mamás, ustedes son la primera línea de defensa de los niños y tienen que informarse. Por eso quiero compartir con ustedes algunas pautas para actuar a tiempo:

Es fundamental crear relaciones de confianza con los hijos para que ellos no teman contarles lo que les sucede. Enseñarles desde muy corta edad a identificar las partes de su cuerpo que son privadas y que no deben ser tocadas por nadie. Decirles cómo distinguir caricias y acercamientos inapropiados y cómo reaccionar ante situaciones que les generan incomodidad. Mostrarles los secretos que pueden guardar y los que deben contar. Decirles qué personas les pueden brindar apoyo ante situaciones de peligro. Padre o madre: ¿cuántas de estas cosas han hecho para prevenir la violencia sexual contra sus hijos?

Muchos padres suelen preguntarnos en el ICBF cómo saber si sus hijos son víctimas de violencia sexual. No necesariamente presentan los mismos signos. Pero entre las principales señales se encuentran: conductas agresivas, ansiedad, huida de la casa o del colegio, disminución del rendimiento escolar, llanto repentino o manifestación de comportamientos sexuales inapropiados (juegos sexuales con objetos, con su propio cuerpo o con otros niños o adultos).

A nivel físico se puede observar dolor o lesiones en el área genital, anal o en la boca, infecciones de transmisión sexual, orinarse en la cama, perturbaciones del sueño (cansancio, insomnio, pesadillas) y trastornos de la alimentación, entre otros signos. Ahora, en caso de que, infortunadamente, el abuso haya ocurrido, lo más importante es actuar de inmediato. La violencia sexual es una urgencia médica, por lo tanto, lo primero es llevar al niño a un hospital, donde deberá ser atendido con inmediatez y gratuidad.

Es muy importante instaurar la denuncia penal ante las autoridades competentes: Fiscalía General de la Nación, Policía Nacional o comisarías de familia. La línea 141 del ICBF también está disponible las 24 horas para obtener información y atención.

Hoy, como nunca, es una obligación de todos proteger a nuestros niños frente a la violencia sexual. Los violadores y asesinos como el de Yuliana están por todas partes. Tenemos mil señales. No permitamos que haya una víctima más. Ese es el mejor homenaje que podemos hacerle a ella.